play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left
  • Home
  • keyboard_arrow_right Streaming
  • keyboard_arrow_right Por el suelo: encuesta Criteria revela que aprobación de Piñera se hunde a un 7%

Streaming

Por el suelo: encuesta Criteria revela que aprobación de Piñera se hunde a un 7%

Diciembre 10, 2020 6


Background
share close

A un 7% cayó la aprobación del Presidente Sebastián Piñera, de acuerdo a la última encuesta Agenda Ciudadana. Se trata de la cifra más baja de aprobación de Sebastián Piñera y la menor de toda la serie de encuestas Criteria.

La aprobación de Piñera bajó significativamente desde el 13% que anotó el mes anterior. La desaprobación, en tanto, subió 9 puntos porcentuales, quedando en 87%, también la mayor desaprobación alcanzada en la serie Criteria.

“Ni siquiera después del estallido social la aprobación del Presidente había bajado de los dos dígitos, y ahora llega al 7%. Está en el suelo en términos de confianza de la ciudadanía”, señala a El Mostrador Cristián Valdivieso, fundador y director de Asuntos Públicos de Criteria.

Lea la encuesta completa en el siguiente link. Las cifras muestran una adhesión presidencial que sigue a la baja y se ubican en niveles peligrosos, similares de los de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) de enero de este año, que posicionaron a Piñera con un 6%, la cifra más baja desde el retorno a la democracia.

Hasta ahora en la encuesta Criteria, el peor registro de Piñera era 11% y data de enero de este año. Ese mismo mes, y en noviembre del año pasado, había alcanzado 84% de desaprobación.

Un Presidente irrelevante

A la hora de buscar explicaciones respecto a los números del sondeo aplicado entre el 2 y el 9 de este mes, en Criteria señalan que “al Gobierno, en general, y al Presidente, en particular, les ha costado entender la dimensión simbólica del conflicto entre ciudadanía y elite. Desde ahí se explica el tremendo desacople presidencial que supuso el pasearse por Cachagua sin mascarilla con el consiguiente rechazo que desató entre una mayoría ciudadana”.

Valdivieso detalla que tras el estallido social “se instaló con fuerza el relato del conflicto entre la élite -los abusadores, los ricos, poderosos incluidos los políticos- y por otro lado la ciudadanía o el pueblo. Y el Presidente quedó instalado en el representante por antonomasia de esa elite, y no ha logrado sacarse esa chapa y más bien la ha ido profundizando”, como protagonista de episodios como el de su visita a una pizzeria en pleno estallido social, el de la fotografía en Plaza Italia, la apertura de la ventana del ataúd de su tío Bernardino, y ahora este paseo sin mascarilla por Cachagua.

A esto se suma otro factor clave que es el de la irrelevancia en que ha caído el Presidente. “La gente lo considera irrelevante. Ya no logra transmitir que es personaje que efectivamente tenga algo que aportar, la gente no quiere verlo en primer plano permanentemente. Instintivamente, Piñera  necesita estar en primer plano, pero más que escucharlo, a la gente le provoca molestia o rabia”, añade Valdivieso.

Otro punto importante es la postura presidencial frente al segundo retiro del 10%, precisa el analista, donde el Mandatario quedó como líder de un Gobierno que “va en contra de la voluntad del pueblo” y pese a que el Ejecutivo sacó adelante un proyecto en el Congreso “finalmente no queda como quien logró activar un proyecto para que la gente pueda tener su retiro antes de Navidad, sino como que alguien que intentó poner todas las cortapisas para que el proyecto original que tenía alta adhesión ciudadana no saliera a la luz”.

El Gobierno en su conjunto también retrocedió 4 puntos bajando de los dos dígitos (8% de aprobación). La desaprobación en tanto subió 5 puntos empinándose al 86%.

Los números también van de la mano de un empeoramiento de las percepciones económicas. Un 52% considera que la situación económica del país es mala (avanza cinco puntos desde el mes anterior) y en una proyección a dos meses el 22% piensa que empeorará, un 58% dice que seguirá igual y un 20% cree que mejorará.

A futuro, con un proceso constituyente en marcha, un calendario electoral cargado, y con el Gobierno bajo el estigma del síndrome del «pato cojo», el problema ahora es que no hay claras expectativas presidenciales sobre el sucesor de Piñera que puedan hacer decantar el ambiente.

“En el Gobierno anterior, le echaban la culpa a la Presidenta Michelle Bachelet, pero bajaron los niveles de molestia hacia ella cuando la gente empezó a tener expectativas en los Tiempos Mejores que prometía Piñera. Lo que pasa ahora es que no hay esas expectativas. La conversación social está más instalada en criticar al Gobierno actual que en conectarse con el futuro Gobierno”, finaliza Valdivieso aludiendo a la dispersión de la carrera presidencial.

Tagged as: , .

Previous post
Post comments (0)

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close Bitnami banner
Bitnami